Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD EN COLOMBIA: UNA SITUACIÓN QUE DEJA MUCHO QUE PENSAR Y CUESTIONAR.



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en junio 21, 2007

SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD EN COLOMBIA: UNA SITUACIÓN QUE DEJA MUCHO QUE PENSAR Y CUESTIONAR.

SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD EN COLOMBIA: UNA SITUACIÓN QUE DEJA MUCHO QUE PENSAR Y CUESTIONAR.

En el año 2004, la división de investigación de la defensoría del pueblo publicó un estudio sobre la incidencia de la tutela en el cubrimiento de la seguridad social en salud en Colombia. El estudio buscaba determinar hasta qué punto había influido la tutela en el cubrimiento a la seguridad social en salud en Colombia, analizando a la vez el costo que este mecanismo estaba trayendo para el Estado y la relevancia política.

El estudio se hizo desde el año 1999 hasta el 2003, 4 años de tutelas. Se tomaron 145.360 tutelas relacionadas con salud para hacer el estudio. Con ello se buscaba determinar si en realidad este mecanismo significaba un costo tan significativo para el Estado que se desmedraría el sistema de seguridad social en salud y las arcas del Estado.

El estudio planteaba preguntas tales como ¿con algunos casos individuales, como los tratamientos exóticos y los tratamientos con medicamentos fuera del POS, se puede decir que hay un costo tan alto que afecta el equilibrio de los recursos del sistema de seguridad social en salud en Colombia?, ¿existe alguna otra forma, diferente a la tutela, por medio de la cual los ciudadanos puedan reclamar su legítimo derecho a la seguridad social en salud cuando las entidades de salud le niegan arbitrariamente el cubrimiento de los servicios?.

Este estudio encontró respuestas sorprendentes a este tipo de interrogantes. Entre otras cosas, determinó que el volumen de tratamientos exóticos y tratamientos con medicamentos fuera del POS no era tan alto ni tan costoso como para hacer una mella significativa en el financiamiento de los servicios de salud en Colombia. Respecto al segundo interrogante, el estudio permite concluir que la tutela casi se ha convertido en un prerrequisito para obtener un adecuado tratamiento por parte de las entidades prestadoras de salud.

En efecto, vamos a acercarnos un poco a los datos estadísticos que permiten llegar a este tipo de conclusiones. El 25.7% de todas las tutelas presentadas a la Corte en el período 1999-2003 invocan el derecho a la salud (145.360 de 564.523). Lo cual demuestra que el derecho a la salud es ampliamente negado por parte de los encargados de prestar los servicios.

Cada año van aumentando la cantidad de tutelas que se interponen por motivo de la salud. Desde el año 1999, la cantidad de tutelas solicitando el cubrimiento al derecho a la salud en conexidad con otros derechos fundaméntales se aumenta en un 20.7%, demostrando que cada vez se hace mas necesario este mecanismo y más importante para lograr la defensa de los derechos fundamentales de los Colombianos.

Uno de los datos más preocupantes: El 70% de las tutelas eran por servicios por dentro del POS, de las cuales el 95% ya cumplían el requisito de las semanas cotizadas. Esto demuestra que el problema no es el sostenimiento del sistema, sino que las entidades se están negando sistemáticamente a las peticiones de ciudadanos que ya han cotizado y dentro de un sistema que se supone ya pagado por anticipado cumplidamente.

El 21.04% de las tutelas en salud solicitan servicios de alto costo, dentro de las cuales el 76.8% son por servicios por dentro del POS. Esto demuestra que las quejas de las entidades por los servicios de alto costo por fuera del POS no tienen un fundamento significativo, pues es un porcentaje muy bajo el que se encuentra dentro de estos tratamientos, porcentaje que no puede afectar de manera significativa la financiación del sistema.

De los datos anteriores, la defensoría decide que mas que sacar conclusiones, lo único que puede decir es que su estudio deja serios interrogantes. Tomando estas reflexiones, podemos parafrasear con el estudio:

¿Qué habría pasado con los 87.300 ciudadanos que solicitaron servicios por dentro del POS a los que se le negó sin ninguna razón los tratamientos a los que legítimamente tenían derecho si no hubiera existido la tutela? Es por ello, que de verdad la tutela se ha convertido en la única manera por medio de la cual los ciudadanos pueden lograr el cubrimiento satisfactorio de su salud.

Otro interrogante: Desde el punto de vista de los recursos ¿a dónde se esperaba que fuesen a parar los recursos de los servicios por dentro del POS que fueron solicitados? ¿acaso las entidades encargadas de prestar los servicios están buscando negar todos los servicios posibles para ver cuantos de éstos servicios se pueden ahorrar? Al parecer el problema de los recursos no es tanto que no los hayan, sino que se los quiera acaparar. Pues los servicios por dentro del POS están cubiertos por las cotizaciones que hacen los millones de colombianos que están afiliados al régimen contributivo de la seguridad social.

¿A cuántas personas adicionales a las que formularon acción de tutela, que no tenían los recursos o el conocimiento o la manera de acudir a este mecanismo, están por fuera de las estadísticas y se les negó de forma arbitraria el cubrimiento en salud?.

La verdad es que la situación de la salud en Colombia es muy preocupante y todos estos interrogantes suscitados por el profundo estudio de la Defensoría dejan mucho que pensar sobre la situación de salud de las personas que necesitan de la seguridad social para poder acceder a éstos costosos servicios.