Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Consecuencias de la sentencia del divorcio



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en marzo 07, 2015

Consecuencias de la sentencia del divorcio

Toda acción jurídica provoca efectos y el divorcio no es la excepción, en el momento que se declara el divorcio mediante un poder especial para divorcio, el cual una vez definido produce unas consecuencias que se hallan estipuladas en el código civil; las repercusiones del divorcio se definen por el artículo 160 del código civil, transformado por el artículo 11 de la ley 25 de 1992, del siguiente modo: 

“Ejecutoriada la sentencia que decrete el divorcio, queda disuelto el vinculo en el matrimonio civil y cesan los efectos civiles del matrimonio religioso. Así mismo, se disuelve la sociedad conyugal, pero subsisten los deberes y derechos de las partes respecto de los hijos comunes y, según el caso, los derechos y deberes alimentarios de los cónyuges entre sí”
 
Al divorciarse una pareja por medio de un poder especial para divorcio, la sociedad conyugal se disuelve y el siguiente paso consiste en su liquidación, lo que significa, en distribuir los bienes que le pertenecen a cada cónyuge, obviamente luego de pagar las deudas sociales presentes. Por otro lado, la patria potestad de los hijos continúa siendo una obligación de los dos, de la misma forma que la educación y los alimentos de estos.
 
Cuando las causas del divorcio sean las siguientes:

- Las relaciones sexuales extramatrimoniales de uno de los cónyuges.
- El grave e injustificado incumplimiento de los deberes conyugales.
- La violencia (ultrajes, trato cruel y maltratamiento de obra).
- La embriaguez habitual.
- El uso de sustancias alucinógenas o estupefacientes.
- Toda conducta tendiente a corromper o pervertir al otro o a los hijos o a personas que estén bajo su cuidado y convivan bajo el mismo techo.
 
En la situación de que el divorcio se haya generado por cualquiera de las causales previamente enunciadas, el cónyuge inocente, en otras palabras, el que no incumplió o cayó en alguna de las causales, sino el que la manifestó para divorciarse, está en capacidad de revocar las donaciones que haya realizado al cónyuge responsable de la disolución del matrimonio; otra consecuencia del divorcio es que, ninguno de los divorciados tendrá la posibilidad de llamar la cualidad de cónyuge sobreviviente  para heredar abintestato, ni solicitar porción conyugal. En algunos casos los divorcios se llevan a cabo mediante un poder especial para divorcio, sobre todo cuando es necesario recurrir a la representación de un abogado, cuando el otro cónyuge no desea conceder el divorcio.
 
Por último cuando el divorcio de un matrimonio celebrado en Colombia se decreta en el exterior, se debe regir de acuerdo a las normas de la residencia conyugal, sin embargo no generará efectos de disolución, si la causal correspondiente no es aceptada por la ley colombiana y el demandado no ha sido notificado de forma personal o citado de acuerdo a la ley de su residencia. Para agilizar los trámites del proceso de divorcio o incluso para resolver de la mejor manera las dificultades que se pueden presentar, los cónyuges están en su derecho de conferir un poder especial para divorcio a un apoderado para que los represente.