Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





El contrato de administración delegada de acuerdo al Consejo de estado



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 07, 2015

El contrato de administración delegada de acuerdo al Consejo de estado

El Consejo de estado en una sentencia de la sección cuarta, efectúa una buena presentación sobre el contrato de administración delegada, ilustrando con claridad su origen y principales cualidades.

En sentencia del 16 de septiembre de 2010, expediente 16605, ha declarado el Consejo de estado:
 
“Ahora bien, legalmente, la referencia conceptual más descriptiva de los contratos de administración delegada es la que contenían los Estatutos de Contratación Pública - Decretos 1518 de 1965 (art. 5), 150 de 1976 y 222 de 1983, este último derogado por el artículo 81 de la Ley 80 de 1993, que presentan dicha forma contractual como modalidad del contrato de obra pública asociada a la forma como se remunera al contratista, en la que la obra es ejecutada por cuenta y riesgo de la entidad contratante, pero a través de un contratista que sólo es delegado o representante de aquélla, a cambio de unos honorarios previamente pactados”.
 
Se creó entonces el concepto dentro del contexto de la actividad edificadora, que en el régimen de la Ley 80 de 1993 pasó a condensarse en los contratos de obra para la realización de cualquier trabajo material sobre bienes inmuebles, advirtiéndose que en los celebrados a través de licitación o concurso público, la interventoria debe contratarse con una persona independiente de la entidad contratante y del contratista, llamado a responder por los hechos u omisiones que le fueren imputables (art. 32, No. 1).
 
Este concepto legal en el campo de la contratación estatal, es de gran utilidad al momento de inspeccionar los contratos celebrados entre particulares bajo el nombre de  “Administración Delegada”, debido a la inexistencia de normas civiles que lo identifiquen.

Según esto, comprende la Sala que por medio de esa clase de contratos se obtienen los servicios de alguien formado y calificado para que fabrique, sostenga, instale o lleve a cabo cualquier labor material orientada a proceder con la ejecución de la obra materia del contrato de administración delegada, en nombre de quien lo contrata. El contratante es el propietario de la obra, y el administrador delegado únicamente se responsabiliza de realizarla, asumiendo su excelente resultado, como director técnico de la misma, poniendo al servicio del contrato de administración delegada toda su habilidad, y sin los riesgos propios del contratista independiente, como los generados en las variaciones económicas, la inexperiencia o bajo rendimiento del personal contratado, o las fallas que presentan los equipos usados.

En obras públicas, ese vinculo contractual se identifica por ser formal, bilateral, dispendioso, conmutativo, de tracto sucesivo y de contribución por el factor intuito personae, debido a que parte de un acto esencial de confianza en el que se entrega a otra persona la responsabilidad de manejar dineros públicos y empleados oficiales con el propósito de atender un objetivo de interés social, sin perjuicio de que el contrato de administración delegada pueda cederse, previa autorización del contratante.