Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





El derecho de petición como recurso de apelación contra los actos administrativos



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en abril 14, 2015

El derecho de petición como recurso de apelación contra los actos administrativos

Para que sea posible realizar la demanda de un acto administrativo en la jurisdicción contenciosa administrativa por medio de una acción de nulidad y restablecimiento del derecho, es indispensable antes de efectuar la demanda recurrir a la vía gubernamental, que significa, utilizar el recurso de apelación mediante el derecho de petición para que la administración reconsidere su voluntad.

Los recursos que actúan contra un ejercicio administrativo son:
 
- La reposición: este recurso tiene como propósito poner bajo el criterio de la autoridad administrativa que declaró el acto los argumentos indispensables para que lo transforme, lo revoque, lo explique o lo agregue.

- La apelación: el recurso de apelación a través de un derecho de petición es estimado como obligatorio en el sentido de que si es pertinente, para recurrir a la vía gubernativa se debe interponer. En este caso se pone en manos del superior inmediato de quien ordenó el ejercicio de la reconsideración del mismo.
  
- La queja: finalmente se encuentra el recurso de la queja que interviene cuando resulta rechazado el recurso de apelación mediante el derecho de petición, este recurso se interpone de forma directa frente al inmediato superior de quien pronunció la determinación.

En relación a los recursos que deben introducirse en contra de los actos administrativos para recurrir a la vía gubernamental como previamente se le llamaba, o para cumplir con la condición previa a realizar la demanda, cuando se procure la nulidad de un acto administrativo en especial, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo Sección Primera en sentencia de Julio 6 de 2001 expediente 6352 se pronunció de la siguiente forma:

“Naturaleza de la reposición y la apelación. El primero es un recurso optativo pues el obligatorio de interponer es el de apelación. El carácter potestativo de dicho recurso pone en evidencia que el acto que lo decide cuando es confirmatorio tiene un carácter eminentemente accesorio frente al acto que es objeto del mismo, esto es, frente al principal. El acto administrativo principal como el que decide el recurso de apelación son los presupuestos básicos para que la vía gubernativa se entienda agotada en debida forma, amén de que la notificación del último es la que tiene incidencia para el cómputo del término de caducidad, para el ejercicio oportuno de la acción.” 
 
El código de procedimiento administrativo y de lo contencioso administrativo determina la obligatoriedad del recurso de apelación, por esta razón cuando en contra de un ejercicio administrativo actúe dicho recurso para recurrir en demanda de nulidad del acto particular es necesario haberlo interpuesto; mientras que los recursos de reposición y queja son prominentemente facultativos, conforme con lo indicado en la parte final del artículo 76 del CPACA. Para ampliar esta información te invitamos a seguir leyendo sobre recurso de apelación.