Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





El derecho de petición, un buen instrumento de defensa para reclamar los derechos laborales



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en marzo 10, 2015

El derecho de petición, un buen instrumento de defensa para reclamar los derechos laborales

Aunque para la gran mayoría el derecho de petición representa un medio escrito para conseguir la información (información, queja y consulta) ante las instituciones oficiales o privadas, lo que es real es que este mecanismo, que se conforma como instrumento con el propósito de proteger los derechos fundamentales, es de gran utilidad y eficacia en el universo laboral que asegura una inmejorable defensa. Entre sus empleos más sobresalientes en el mundo laboral tenemos:

1. Para reclamar documentos personales del empleado en el transcurso de un vinculo laboral, como lo son: contratos de trabajo suscritos, pago de liquidaciones, constancia de entrega oportuna de dotaciones (uniformes), se avise sobre la vinculación de la caja de compensación familiar, como de EPS, ARP y el fondo de pensiones y cesantías, entre otros.

2. Para pedir un despido indirecto y su consecuente indemnización.
 
3. Por otro lado para detener la acción de prescripción en temas laborales.
 
Frente a las cajas de compensación, EPS y ARPS:
 
1. Para certificar fechas de afiliación.
 
2. Para establecer estados de aportes o cotizaciones laborales.
 
3. Para determinar si se nos está cotizando verdaderamente sobre el sueldo real (IBL-IBC), entre otras.
 
Vale la pena mencionar que el derecho de petición se consagró por primera vez como derecho fundamental con la expedición de la Constitución del 91 (art. 23) orientado al caso específico frente al estado; no obstante su alcance jurisprudencial ha facilitado su empleo a personas naturales cuando se enfrentan a una circunstancia de desventaja en relación con el ciudadano (rango empresarial, rango militar, o de usuario como sucede con los particulares que brindan un servicio público domiciliario-sea básico o no) para el agrado de las motivaciones particulares. Así entonces, es posible acceder a los componentes de prueba escrita y documental de forma previa para ser abonados a un proceso laboral y contar con mejores pronósticos de éxito. El término de resolución es de 15 días, y si se vence dicho término es posible acceder a una acción de tutela para que sea establecida la situación del petente en 10 días hábiles.
 
Con la introducción del sistema oral en el tema laboral, se recomienda el empleo masivo de este medio obligando al empleador a que esgrima toda la información relacionada  a su empleado para evitar sorpresivas pruebas en un juicio oral, debido a que la agilidad y el éxito con que se resuelven estos inconvenientes en favor del trabajador dependen en mayor grado de la destreza que se posea con el manejo de las pruebas.