Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿El embarazo es una causal para suspender el contrato de aprendizaje?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en noviembre 03, 2015

¿El embarazo es una causal para suspender el contrato de aprendizaje?

El embarazo, o más específicamente la licencia de maternidad, suspende el contrato de aprendizaje por el plazo que este dure. 

El Sena en el acuerdo 015 de 2003, en su artículo 5 comprende las siguientes causales:

“Causales de suspensión del contrato de aprendizaje. La relación de aprendizaje se podrá interrumpir temporalmente en los siguientes casos:
 
    1. Licencia de maternidad.
 
    2. Incapacidades debidamente certificadas.
 
    3. Caso fortuito o fuerza mayor de conformidad con las definiciones contenidas en el Código Civil.
 
    4. Vacaciones por parte del empleador, siempre y cuando el aprendiz se encuentre desarrollando la etapa práctica.
 
    PAR. 1°—La suspensión de la relación de aprendizaje no exonera al empleador de continuar cancelando los respectivos aportes a la Entidad promotora de Salud, según sea el caso, donde se encuentre afiliado el aprendiz”.
 
De esta manera, si en el transcurso del desarrollo del contrato de aprendizaje el aprendiz queda protegido por la licencia de maternidad, el contrato se suspende y comienza nuevamente una vez termine la licencia de maternidad. 

No se debe olvidar que el aprendiz posee el derecho a que se le pague la licencia de maternidad, debido a que la compañía patrocinadora tiene la obligación de afiliarla a una EPS, EPS que deberá realizar el pago de la licencia. 

Ante la eventualidad de un embarazo es importante aclarar que este hecho no suspende ni termina con el contrato de aprendizaje, es la licencia de maternidad la que influye para que esta clase de contrato se suspenda.

Para concluir, el contrato de aprendizaje solo es suspendido cuando se presenta licencia de maternidad, en las otras situaciones este continúa con total normalidad, algo que es comprensible y lógico que ocurra. Sin embargo el empleador debe garantizar, en este caso a su empleada que cuente con todos los servicios de la EPS, mientras dura el embarazo y los meses posteriores a éste según lo establece la legislación colombiana.