Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Es posible anular un contrato?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en octubre 06, 2015

¿Es posible anular un contrato?

El contrato consiste en un acuerdo de voluntades, que puede ser verbal o escrito, entre dos o más individuos que se ponen de acuerdo para adquirir unas determinadas obligaciones para prestar un servicio o conceder algún bien. Los contratantes tienen la posibilidad de estipular los pactos, condiciones y cláusulas que estimen necesarias, siempre que no violen la ley, la moral ni el orden público. Sin embargo, aunque cumpla con las condiciones para ser válido no está exento de contener defectos o vicios en su elaboración que es lo que posibilita su anulación. 

¿En qué consiste la nulidad de un contrato?

La principal característica de los contratos nulos es que éstos no ejercen ninguna clase de efecto, ni a favor ni en contra de nadie.
 
Para que un contrato sea nulo deben presentarse una serie de irregularidades en las que no se cumple con tres condiciones esenciales que te presentamos a continuación:

1. Para que un contrato ya sea de trabajo o de cualquier otra clase sea válido debe contar con el consentimiento por parte de los contratantes. 
 
2. El propósito principal del contrato no debe estar fuera del comercio de los seres humanos ni ir en contravía a las normas. 
 
3. La obligación debe ser la prestación o promesa de un bien, servicio o beneficio.
 
Cuando los contratos no cumplen con estas obligaciones, es probable que éste sea nulo, es decir, no poseen efecto jurídico alguno, no favorecen ni van en contra de nadie. 

¿Qué provoca la nulidad de un contrato?

1. Vicios del consentimiento: en el caso de que un individuo mediante la presión o violencia entregue su consentimiento por ejemplo para contraer matrimonio.

2. Falta de consentimientos o aprobaciones exigidas por la ley: esta clase de nulidad se presenta en un contrato cuando se realiza la anulación con una cuenta bancaria con dos titulares y únicamente uno de ellos ha firmado. 

3. Incapacidad para obrar o actuar: esto se presenta en los contratos en los que una de las partes es un menor de edad, emancipado e incapacitado, y no se encuentra representado por su tutor.