Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





La defensa en Colombia DD.HH. "tiene pena de muerte", Clara López



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en noviembre 11, 2014

La defensa en Colombia DD.HH.

La excandidata presidencial y líder del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo (PDA), Clara López, estimó en las recientes horas que en Colombia "defender a los humildes o los derechos humanos tiene pena de muerte".

Clara López se manifestó así en el transcurso de su intervención en la cuarta edición del "Uy, Festival!" que se festeja hasta el próximo día 8 en Bogotá y que para el presente año tiene como tema central "el miedo de las mujeres, el miedo a las mujeres y las mujeres sin miedo".

La máxima representante del Polo Democrático Alternativo, que dialogó con la periodista y escritora Olga Behar, recordó su recorrido en la vida pública desde una mirada muy íntima y aceptó que no ha estado "un solo día en la política sin ser amenazada de muerte".

De acuerdo a ese argumento rememoró sus inicios en el activismo político en el partido Unión Patriótica (UP), que surgió en 1985 como respuesta política al frustrado proceso de paz promovido en ese entonces por el presidente Belisario Betancur con la guerrilla de las FARC.

En las épocas que prosiguieron, varias fuentes informan sobre más de 4.000 los asesinatos a miembros de la UP en manos de paramilitares y agentes del Estado, lo que culminó con su desaparición en 2002.

En medio de la conversación sobre esa dura época de genocidio político a la UP, Clara López recordó un diálogo con la encargada cultural del partido, Patricia Ariza, a la salida del funeral de uno de sus colegas, cuando al despedirse ella expresó por instinto con un: "nos vemos en el próximo entierro".

De la misma forma, trajo a la mente su carrera hacia la alcaldía de Bogotá en las elecciones municipales del año 1988, cuando al aproximarse a repartir las papeletas a los ciudadanos de la capital colombiana las personas "tenían miedo de recibir el voto".

En el transcurso de ese periodo, en el que padeció un atentado contra su vida, confesó sentir "un miedo muy grande y muy próximo" que se manifestaba en el deseo de no salir de su hogar y el miedo a que la secuestraran en cualquier parte, por este motivo, desde que comenzó en la política evita salir a espacios  públicos si no está bien acompañada.

"Desde 1988 hasta hoy no he andado sola por miedo a que me desaparezcan", declaró la excandidata presidencial.

El miedo a que la asesinen, la secuestren o la desaparezcan generado por las constantes amenazas de que era objeto, la ha llevado a limitar su vida y a no asistir a reuniones en la noche y a evitar salidas del perímetro urbano de Bogotá en auto o restringir su vida social.

"Sueño con llevar a pasear a mi perro sola", agregó Clara López. Una frase que concluye muy bien el deseo no solo de esta líder, sino que a la vez de muchas otras mujeres y hombres que trabajan por un país mejor, en el que todos podamos convivir sin temores.