Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Qué pasa?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 19, 2007

¿Qué pasa?

Sociedad violenta, producto de los tiempos que se viven, o simples reacomodos sociales en pro de nuevas relaciones de convivencia social. El caso de los conflictos recientes muestra que algo sucede en la sociedad mexicana, que algo no está funcionando bien, que el engranaje social se descompone. Actualmente resulta más fácil tomar acciones subversivas en grupo e imponer intereses particulares. ¿Y el estado de derecho?

Los casos de Lázaro Cárdenas y San Salvador Atenco, en el Estado de México, son ejemplo de lo que estamos hablando. Un grupo de hombres, que supuestamente defienden intereses comunes, toman la justicia en sus manos y pretenden imponer su voluntad, aun en contra de las leyes; alegan que realizan esto o aquello porque, dicen, tienen derecho a la libertad de defender lo suyo.

Esto es verdad hasta cierto punto. En una sociedad de leyes, como la mexicana, el ciudadano cuenta con una libertad indiscutible, puede hacer lo que quiera en el sentido de vivir bajo su libre arbitrio, es decir, puede vivir como le plazca.
Sin embargo, el individuo tiene derecho a que esta libertad no sea coartada por la intervención de su semejante, y es aquí en donde entran en juego las leyes. Éstas determinan los límites del individuo en su posible coerción sobre otro, incluyendo la limitación al poder del Estado en contra de potenciales abusos hacia el ciudadano, en este contexto, las leyes garantizan la libertad del ciudadano, limitando su acción cuando ésta vaya en contra de los intereses de otro individuo, es pocas palabras, la libertad termina cuando comienza el derecho de libertad de otro ciudadano; podemos definir entonces a la libertad como la ausencia de coerción.

Los muertos, heridos, y la persistencia del conflicto, demuestran que el estado de derecho es algo utópico en nuestra sociedad actual, marchas, mítines, tomas de instalaciones públicas y privadas, protestas airadas, muchas acompañadas de violencia y enfrentamiento físico, son el pan de cada día en México, y el ciudadano común, como usted o como yo, sin protección alguna por parte del gobierno.

Mucho del problema que se viene arrastrando al respecto es el clientelismo político, siempre habrán problemas que surgen al momento de las relaciones sociales, el caso es que en coyunturas entre grupos e individuos debe haber mediación, no arreglo por debajo del agua.

Es evidente que cuando suceden casos como los problemas de taxistas por ejemplo, o cuando los estudiantes toman calles o autobuses, el gobierno, con objeto de que no se haga bulla que trascienda, como lo hizo el caso de Lázaro Cárdenas, prefiere el arreglo político, hemos visto que conflictos en donde se enfrentan policías y disidentes, termina como si nada, nunca hay detenidos, y si sucede algún arresto el implicado sale libre en horas, incluso si ocurre el caso del secuestro de funcionarios u otras personas.

En conclusión, en el caso de la violencia social que estamos percibiendo, creemos firmemente que todo tiene que ver con que la apertura democrática que contextualiza al país es interpretada por algunos como la libertad de vivir como se quiera, proteger intereses, aún si en su acción contravienen la libertad de otros, además, es inédito que los enfrentamientos se transmitan en vivo y a todo color, cosa que le da un carácter específico al caso, al ver la pelea entre policías y disidentes se va casi siempre con la idea de que el pueblo es la víctima, Y es un hecho que los grupos que pretenden imponer su voluntad, ven en el publico del enfrentamiento un arma de opinión muy importante.

Para terminar, apuntemos lo siguiente: sociedad es aquel conglomerado de individuos que viven en la colectividad, y donde su relación se complica por el cúmulo de intereses particulares, y en donde el respeto al semejante fundamenta la sana convivencia y el desarrollo social. No perdamos de vista que lo único que separa la barbarie de la civilidad es el estado de derecho, apoyemos su permanencia por sobre intereses, ya sean políticos o civiles.