Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





El soberano derecho a difamar



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 19, 2007

El soberano derecho a difamar

Los defensores de los derechos humanos descubren la parte nefasta delincuencia cuando la misma los toca a ellos o a algún familiar cercano.

Y eso pasa con la difamación. Hasta que no me embarran es libertad de expresión o derecho a informar.

Mientras no es a mí que me injurian y me difaman, me divierto con el que lo hace a través de un medio de comunicación. Felicidad y gozo frente a la pantalla, al lado de un radio, frente a mi PC o leyendo al diario o la revista.

Eso si, cuando el difamador me pone en su agenda y lanza venenos en contra de mi honra, descubro que la calumnia y la maledicencia son nefastas para la sanidad del sagrado derecho a informar y estar informado. Me opongo rabiosamente al soberano derecho a difamar.

Siempre he creído que la mejor manera de preservar la libertad de expresión y el derecho a informar es respetando los principios que el oficio de comunicar, en especial de hacer periodismo, cual quiera que sea su especialidad.

El que hace uso de un medio tiene todo el derecho a ejercer su oficio, pero también tiene derecho el que es objeto del contenido informativo de ese medio a ser respetado.

Cuando una persona siente que se le ha agraviado por un medio de comunicación, tiene todo el soberano derecho a acudir a un tribunal a exigir que sea allí que se determine si la persona o medio que difundió lo que se entiende como agravio es real o falso.