Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





DECRETO 2347 DE DICIEMBRE 29 DE 1995



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 19, 2007

DECRETO 2347 DE DICIEMBRE 29 DE 1995

Por el cual se dictan normas en relación con la constitución de reservas técnicas especiales para el ramo de riesgos profesionales.



El Presidente de la República de Colombia,



En ejercicio de sus facultades legales y constitucionales, en especial las que le conceden los numerales 11 y 25 del artículo 89 (sic) de la Constitución Política y los artículos 48 literal e), 186 y 187 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero,



DECRETA:



ARTICULO 1º. OBLIGATORIEDAD.

Las entidades que cuenten con autorización de la Superintendencia Bancaria para operar como administradoras de riesgos profesionales, tienen la obligación de calcular, constituir y mantener las reservas que se adoptan mediante el presente Decreto, en la forma y durante el término que aquí se determinan.



ARTICULO 2º. RESERVA PARA SINIESTROS OCURRIDOS AVISADOS.

Corresponderá al valor actual estimado de las erogaciones a cargo de la administradora por concepto de siniestros avisados de invalidez o de sobrevivientes sobre la parte retenida del riesgo de acuerdo con las bases técnicas que determine la Superintendencia Bancaria. Se calculará para cada siniestro avisado y se liberará una vez se determine la obligación de reconocer la pensión de invalidez y sobrevivientes.



ARTICULO 3º . RESERVA PARA SINIESTROS OCURRIDOS NO AVISADOS.

El monto de esta reserva se calculará a 31 de diciembre de cada año de acuerdo con la metodología prevista en el literal h) del articulo séptimo del Decreto 839 de 1991, siempre y cuando la operación del ramo se hubiere realizada en forma consecutiva.



PARÁGRAFO TRANSITORIO PROVISIONAL. Mientras se cumple la condición de tiempo previsto en el presente articulo, el monta de ésta reserva se ajustará trimestralmente por la diferencia existente entre el 70% de las cotizaciones devengadas durante el trimestre, descontados los porcentajes correspondientes a los literales b) y c) del artículo 19 del Decreto 1295 de 1994. y el resultado de la sumatoria de los siniestros pagados durante el trimestre y los incrementos registrados en el mismo período en el monto de las reservas matemáticas, de siniestros ocurridos avisados y de enfermedad profesional de que trata el artículo 34 del Decreto 1295 de 1994. En todo caso, esta reserva no podrá ser inferior al 5% de las cotizaciones devengadas durante el trimestre, ni superior al 25% de las cotizaciones devengadas durante los últimos 12 meses.



Los porcentajes de que trata el presente parágrafo transitorio, serán evaluados a septiembre de 1996.

La reserva que deberá constituirse al final del cuarto trimestre de 1995, se calculará de la manera prevista en este parágrafo tomando las cifras correspondientes a la totalidad del año. Las compañías podrán diferir la contabilización del egreso de la porción correspondiente a los tres primeros trimestres de 1995, hasta junio 30 de 1996.



Ø El artículo 3º, fué modificado por el artículo 1º del Decreto 2656 de 1.998, cuyo texto se transcribe a continuación.



ARTÍCULO 3º. RESERVA PARA SINIESTROS OCURRIDOS NO AVISADOS. El monto de esta reserva se determinará trimestralmente como la diferencia entre:

a) El 50% de las cotizaciones devengadas (primas netas retenidas) en el mismo período, descontados los porcentajes previstos en los literales b) y c) del artículo 19 del Decreto 1295 de 1994, y el que señale la Superintendencia Bancaria como reserva para enfermedad profesional, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34 del Decreto 1295 de 1994, y

b) El resultado de la sumatoria de los siniestros pagados y los incrementos en la reserva matemática y de siniestros pendientes avisados, registrados durante dicho trimestre.



En todo caso, esta reserva no podrá ser inferior al 5% de las cotizaciones devengadas durante el trimestre, ni superior al 25% de las cotizaciones devengadas durante los últimos doce meses.



PARÁGRAFO 1º. El saldo de la reserva constituida hasta la fecha, no podrá ser disminuido ni liberado”.



DECRETO 0839 DE 1.991. “Por el cual se dictan normas relacionadas con el Régimen de Reservas Técnicas y su inversión por parte de las entidades aseguradoras.

ARTÍCULO 19 DEL DECRETO 1295 DE 1.994. La cotización para el sistema general de riegos profesionales se distribuirá de la siguiente manera: a) El 94% para la cobertura de las contingencias derivadas de los riesgos profesionales, o para atender las prestaciones económicas y de salud previstas en este decreto, para el desarrollo de programas regulares de prevención y control de riesgos profesionales, de rehabilitación integral, y para la administración del sistema; b) El 5% administrados en forma autónoma por la entidad administradora de riesgos profesionales, para el desarrollo de programas, campañas y acciones de educación, prevención e investigación de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de los afiliados, que deben desarrollar, directamente o a través de contrato, las entidades administradoras de riesgos profesionales, y c) El 1% para el fondo de riesgos profesionales de que trata el artículo 94 de este decreto.

ARTÍCULO 34 DEL DECRETO 1295 DE 1.994. Todo afiliado al sistema general de riesgos profesionales que, en los términos del presente decreto, sufra un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, o como consecuencia de ellos se incapacite, se invalide o muera, tendrá derecho a que este sistema general le preste los servicios asistenciales y le reconozca las prestaciones económicas contenidas en este capítulo. PARAGRAFO 1°: La existencia de patologías anteriores no es causa para aumentar el grado de incapacidad, ni las prestaciones que correspondan al trabajador. PARAGRAFO 2°: En las prestaciones económicas derivadas de la enfermedad profesional, la entidad administradora de riesgos profesionales que la atienda, podrá repetir contra las entidades a las cuales se les cotizó para ese riesgo con anterioridad, si las hubiese, a prorrata del tiempo durante el cual recibieron dicha cotización y, de ser posible, de la causa de la enfermedad. La Superintendencia Bancaria será competente para establecer con carácter general un régimen gradual para la constitución de reservas que permita el cumplimiento cabal de la prestación aquí prevista. Para los afiliados al Instituto de Seguros Sociales anteriores a la vigencia del presente decreto, éste procederá a separar de las actuales reservas de ATEP aquellas que amparan el capital de cobertura para las pensiones ya reconocidas, y el saldo se destinará a constituir separadamente las reservas para cubrir las prestaciones económicas de las enfermedades profesionales de que trata este artículo. Una vez se agote esta reserva, el presupuesto nacional deberá girar los recursos para amparar el pasivo contemplado en el presente parágrafo, y el instituto procederá a pagar a las administradoras de riesgos profesionales que repitan contra él.



ARTICULO 4º·. RESERVA MATEMÁTICA.

La Reserva matemática se debe constituir en forma individual, partir de la fecha en que se determine la obligación de reconocer la pensión de invalidez de sobrevivientes.



El monto corresponderá al valor esperado actual de las erogaciones a cargo de la administradora por concepto de mesadas, la reserva deberá calcularse mediante el Sistema de rentas fraccionadas vencidas y lo establecido en las Resoluciones 585 y 610 de 1994 de la Superintendencia Bancaria o las normas que las sustituyan



ARTICULO 5º. RESERVA DE DESVIACION DE SINIESTRALIDAD.

La reserva de desviación de siniestralidad será acumulativa y se incrementará trimestralmente en un monto equivalente al 4% de las cotizaciones devengadas del periodo en la porción retenida del riesgo.



No será necesario que el monto acumulado de reserva supere el 25% de las cotizaciones registradas durante los últimos doce meses menos la mitad del valor asegurado en excesos de pérdidas catastróficas que cubran estos riesgos.



PARÁGRAFO. Esta reserva podrá ser utilizada el cargo de siniestros que por su monto o naturaleza

puedan justificadamente ser considerados catastróficos.



ARTICULO 6º. REGIMEN DE INVERSIONES.

A las reservas constituidas conforme al presente Decreto, les serán aplicables las disposiciones sobre inversiones y límites de diversificación contenidas en el Estatuto Orgánico del Sistema Financiero.



ARTICULO 7º. ASPECTOS NO PREVISTOS.

Los aspectos no previstos expresamente en este Decreto, seguirán lo señalado en el Decreto 839 de 1991, con excepción de lo relativo a reservas para riesgos en curso, la cual en razón de las características de pago previstas en el artículo 16 del Decreto 1772 de 1994 no debe ser constituida.



ARTÍCULO 16 DEL DECRETO 1772 DE 1.994. Los empleadores son responsables del pago de las cotizaciones al Sistema General de Riesgos Profesionales, y deberán consignarlas dentro de los diez (10) primeros días comunes del mes siguiente a aquél objeto de la cotización. Las entidades administradoras podrán aceptar la modalidad de pago de cotizaciones con tarjeta de crédito.



ARTICULO 8º. VIGENCIA.

El presente Decreto rige a partir de su publicación

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D C., a 21 diciembre de 1995

ERNESTO SAMPER PIZANO

El Viceministro Técnico encargado de Funciones del Ministro de Hacienda y Crédito Público

Leonardo Villar Gómez