Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Estados Unidos pone al descubierto sus métodos de tortura



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en mayo 02, 2009

Estados Unidos pone al descubierto sus métodos de tortura

Recientemente el presidente estadounidense Barack Obama, autorizó la desclasificación de cuatro memorandos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, por medio de los cuales en 2002 la Casa Blanca dio su aval para que la CIA interrogara en prisiones clandestinas, fuera y dentro de Estados Unidos, a extranjeros detenidos por la presunción de que pertenecían a grupos del terrorismo internacional.

Dichos memorandos, clasificados originalmente como top secret y que datan de los años 2002 y 2005, fueron revelados el 21 de abril y en ellos se relata cómo agentes de la CIA torturaron a ciudadanos extranjeros acusados de ser terroristas y se evidencian las mentiras del gobierno de George W. Bush, cuyos principales funcionarios negaron que se hubieran violado leyes y acuerdos internacionales ratificados por Washington.

Condoleezza Rice, Consejera de Seguridad Nacional del ex presidente George W. Bush, y otros altos responsables de la Administración de esa administración, aprobaron en 2002 la utilización de torturas en los interrogatorios de la CIA a sospechosos de terrorismo. Entre las técnicas que consintieron estaba la conocida como 'waterboarding' o ahogamiento simulado, considerado tortura por las organizaciones defensoras de Derechos Humanos y por el actual Gobierno de Barack Obama.

Los métodos de interrogatorio de la CIA en la administración del ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, admitían todo un catálogo de horrores, como la asfixia simulada o el encierro del detenido con insectos. Los interrogadores también desnudaban, esposaban y cubrían la cabeza de los detenidos antes de ser interrogados. Los prisioneros también eran abofeteados con la mano abierta o lanzados contra una falsa pare (técnica llamada walling en la que no se trata tanto de hacer daño como de asustar ante el impacto y ruido que produce). También eran obligados a adoptar "posiciones estresantes", amarrados a la pared con un collar de plástico, les quitaban la comida y les impedían dormir, hasta un máximo de 180 horas.

Los documentos secretos muestran cómo la CIA y el Pentágono exploraron fórmulas para sacarles toda la información posible a los detenidos a principios de 2002, ocho meses antes de que los abogados del Departamento de Justicia aprobaran el uso del ahogamiento simulado y otros nueve métodos que rozan la tortura.

Estos documentos demuestran y fundamentan que el Gobierno de Estados Unidos violó leyes nacionales e internacionales contra la tortura y podrían servir de base para un eventual enjuiciamiento del ex presidente George W. Bush y de los funcionarios que aprobaron y aplicaron dichos métodos de tortura.

Amnistía Internacional por su parte ha afirmado que ésta y otras informaciones que están apareciendo en relación con las prácticas de interrogatorio estadounidenses subrayan la necesidad de que se establezca una comisión de investigación independiente.

El presidente Obama también declaró que correspondería al fiscal general de Estados Unidos determinar si deben emprenderse acciones judiciales contra las personas responsables del entramado legal que autorizó esos métodos.

También numerosos legisladores demócratas mantienen la presión sobre el gobierno de Barack Obama para la creación de una comisión independiente que investigue las torturas contra prisioneros cometidas por la anterior administración.

Esto podría abrir la puerta a demandas civiles. En este sentido hay dos países que están muy preparados para esto: España y Bélgica, los cuales tienen las leyes adecuadas para casos internacionales y disponen de jueces con mucha experiencia en esta materia. La polémica sigue abierta.