Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Por qué es importante conservar la prueba de pago en un contrato de arrendamiento?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en febrero 10, 2015

¿Por qué es importante conservar la prueba de pago en un contrato de arrendamiento?

Siempre que se lleve a cabo un pago o se conceda dinero por cualquier concepto es importante conservar la prueba de ello, el soporte que comprueba dicho pago, al tratarse de los cánones de contrato de arrendamiento es necesario ser más exigente en su conservación, porque después el arrendador sencillamente podrá negar haber obtenido dicho pago.
 
Un contrato de arrendamiento, aun cuando consista en un simple documento privado, en el que no se hallen autentificadas las firmas ante un notario público, presta mérito ejecutivo, con mayor razón cuando en el mismo contrato por lo general se incluye una cláusula que le proporciona tal naturaleza ejecutiva, de manera que el arrendatario en cualquier oportunidad a través de un proceso ejecutivo tiene la posibilidad de reclamar el pago de los cánones de contratos de arrendamientos correspondientes.

El inconveniente está en que el arrendador que establece la demanda ejecutiva no se encuentra en la obligación de verificar que el arrendatario no le ha pagado, de forma que es este último quien deberá probar el pago.

Con relación a la sección tercera del consejo de estado en sentencia del 16 de mayo de 2002, expediente 21125 declaró:
 
“De igual manera, cuando la demanda se orienta a perseguir el pago de cánones insolutos o de sumas pendientes derivadas del contrato, no incumbe al arrendador probar que el arrendatario dejo de cancelar dichas obligaciones, ya que las negaciones indefinidas no requieren de prueba (art. 177 C de P.C); por lo tanto, sólo le basta al arrendador afirmar que no se le han cubierto los cánones correspondientes a determinado lapso para que se tenga como cierto tal hecho, quedándole al arrendatario la carga de presentar prueba del hecho del pago”.
 
Según el enunciado anterior es claro que es urgente para el arrendatario preservar la prueba de los pagos efectuados al arrendador, porque de no llevarlo a cabo, si el arrendador obra de mala fe, es posible cobrarle dos veces el canon de arrendamiento, más intereses y más costas del proceso ejecutivo.