Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Prórrogas posibles para un contrato de trabajo a término fijo



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en octubre 30, 2015

Prórrogas posibles para un contrato de trabajo a término fijo

En este artículo te enseñaremos las posibles prórrogas que existen para los contratos de trabajo a término fijo, información que es de gran importancia tanto para los empleadores como para los trabajadores que lleguen a participar bajo esta modalidad de contrato.

Prórrogas en los contratos de trabajo a término fijo

1. Superior a un año: son aquellos contratos que están constituidos por 365 días en adelante, pero que no pueden sobrepasar los 3 años.

2. Inferiores a un año: son aquellos que poseen una duración de 364 días o menos.

Los contratos que pertenecen al primer grupo es posible renovarlos o prorrogarlos de forma indefinida si el patrono informa o no al trabajador, debido a que se caracterizan justamente porque existe la posibilidad de una renovación. Por esta razón los contratos se terminan únicamente si el empleador o jefe decide pasar al empleado una carta un mes (como mínimo) previo a la terminación (30 días) comunicando su intención de no prorrogar el contrato. En caso de no hacerlo o efectuarlo el día 29 o menos, el resultado es que el contrato se prorroga de forma automática.

Para los contratos que corresponden al segundo grupo sucede lo siguiente:

A. Aquellos contratos que poseen 30 o menos días, no exigen de preaviso para terminarlos. Esto quiere decir que el empleador lo da por terminado al final a su empleado si así lo prefiere, sin que sea indispensable informárselo a su trabajador y no por esta razón el trabajador puede alegar la prórroga por no haber sido informado con un preaviso.

B. Para los otros que restan (superiores a 30 días e inferiores a un año), el empleador está en condiciones de efectuar la prórroga por tres veces a un plazo igual o menor. Al realizar la tercera prórroga la próxima debe ser de un año y de allí en adelante las prórrogas deberán hacerse de forma sucesiva.

Cuando un jefe o empleador toma la decisión de prorrogar por un plazo mayor al que indica la ley, este comportamiento sería beneficioso para el trabajador pero alejado de la ley que debe ser interpretada según el principio de mínimos de garantías que se encuentra establecido en el Código Laboral de la  siguiente forma: 

“1. El querer del empleador consiste en generar mayor estabilidad del empleado por ende es una manifestación de voluntad totalmente licita que no invalida la prórroga.

2. Debemos ceñirnos a la norma sin desconocer que tres prórrogas sucesivas-en  iguales condiciones salariales-ameritan un aumento en la duración de un contrato de trabajo.

3. Es decir, que si el empleador en sus tres prórrogas aumenta el sueldo del trabajador (ya bien sea en dos o en una), debe a la cuarta obligatoriamente subirla a un año, independientemente si para las futuras decide aumentarla en periodos superiores”.

Aunque la opción más acertada parece ser la tercera de acuerdo a la interpretación, es necesario ser cuidadoso con el manejo de las prórrogas debido a que se pueden afectar las condiciones laborales de los empleados en el transcurso de la ejecución de un contrato de trabajo y generar justas demandas a favor del trabajador, algo que puede significar un dolor de cabeza para los empresarios.