Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Contrato de subarriendo del inmueble arrendado. Parte I



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 22, 2015

Contrato de subarriendo del inmueble arrendado. Parte I

El contrato para subarrendar está considerado como la figura jurídica por la cual un arrendatario sin dar por finalizada su relación contractual con su arrendador, arrienda a terceros, el inmueble o parte del inmueble que posee en arriendo.

Con respecto a esta acción se debe estimar la destinación o empleo en los tres modos de arrendamiento de inmueble que es factible preveer: residencia, comercio, y mixto, asimismo, es de especificarse tanto si en el modo mixto predomina el campo destinado a residencia, o a comercio, como hasta el extremo  hipotético circunstancia de la simetría completa del inmueble cuyos campos resulten precisamente iguales para las dos destinaciones.

El Arrendamiento de Inmuebles destinados para Vivienda Urbana se halla completamente reglado de forma especial en la Ley 820 de 2003 y los Decretos 3130 de 2003 y 051 de 2004 así como en lo general en algunos apartados del Código Civil, en tanto que, el de Inmuebles destinados a empleo comercial su normatividad es contraria, esto es, de forma general en los Artículos 518 a 524 del Código de Comercio, siendo la especial, de libre disposición por los contratantes, con alguna remisión residual al Código Civil.
 
Al interior de la modalidad comercial, se hallan reunidas las destinaciones para establecimientos de comercio abiertos o no al público, a la vez que para clubes, bancos, canchas, talleres, industria, enseñanza, bodegas, oficinas, y consultorios, entre otras.
 
Para ser prácticos, se debe comenzar por deslindar el subarriendo parcial o completo de inmuebles destinados a vivienda urbana, para lo cual se hace referencia al Artículo 17 de la Ley 820 de 2003, en su especificación en cuanto que “…El arrendatario no tiene la facultad para subarrendar, a menos que medie autorización expresa del arrendador…”, esto significa, que el contrato para subarrendar se halla  implícitamente prohibido, de tal manera que, de no señalarse nada en el contrato, el arrendatario no podrá bajo ningún hecho subarrendar parcial ni completamente el inmueble, siendo considerada de tal gravedad la violación a esta normativa, que el Numeral 3º del Artículo 22 de la Ley 820 de 2003, determina como causal automática para la inmediata Terminación Unilateral del Contrato de Arrendamiento por parte de el Arrendador, “… El subarriendo total o parcial del inmueble… o el cambio de destinación del mismo por parte del arrendatario, sin expresa autorización del arrendador…”, sin perjuicio del cobro de la cláusula penal y los perjuicios que le hubiese podido generar con dicho contrato de subarriendo.