Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿En qué consiste un contrato de arrendamiento de local comercial?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en junio 22, 2015

¿En qué consiste un contrato de arrendamiento de local comercial?

Con respecto al contrato de arrendamiento de local comercial, es posible detectar una particular confusión en el tratamiento conceptual de la regulación entre los dedicados a Vivienda Urbana de aquellos dedicados a Actividades Comerciales, quizá creada en que de forma general para unos y otros, en lo pertinente aplica, sin diferencia, los Artículos 1973 a 2935 del Código Civil, por lo que se destinará este espacio en resaltar las específicas connotaciones establecidas en los Artículos 518 a 524 del Código de Comercio, que se encargan de la regulación del arrendamiento de Inmuebles dedicados a cumplir actividades comerciales, esencialmente lícitas.

A lo mejor una de las más grandes divergencias de interpretación y aplicación parte de la misma noción que de local comercial se halla posicionada en el ciudadano del común, la cual parte de comprender que debe estar constantemente abierto al público, y por ende, de tal nombramiento no se tiene en cuenta a las oficinas, los consultorios, las bodegas, los depósitos, la consulta, los talleres, la costura, entre una gran variedad de actividades comerciales que se adelantan en otros escenarios y medios, por lo que es indispensable precisar que por local comercial, se debe reconocer de manera extensa en los términos del Artículo 515 del Código de Comercio, el nombre de establecimiento de comercio, como “… un conjunto de bienes organizados por el empresario para realizar los fines de la empresa destinado al desarrollo de una, o diversas, actividades comerciales…” de donde es posible concluir que éste, puede disponer o no, sus puertas frecuentemente abiertas al público.

En este orden es prudente explicar anticipadamente, el propósito del legislador, de una parte, al participar de forma directa en la regulación de los Contratos de Arrendamiento de Inmuebles para Vivienda Urbana no es otro que la de posibilitar el equilibrio entre el derecho a una vivienda estable y digna frente al derecho a la propiedad privada dentro las exigencias de mutua igualdad, en tanto de otra, la extensa libertad relativa en la regulación de los Contratos de Arrendamiento de Local Comercial, afianza desde la identificación al derecho a la propiedad privada, dentro de un sutil balance, la protección al derecho de la libertad de compañía en pos de asegurar la función económica y social que esta adelanta, garantizando a la vez, la permanencia de las relaciones laborales provenientes y dependientes de toda la compañía, así como la durabilidad verdadera del capital de trabajo.
 
Solo serán aplicables de forma remisoria, residual y excepcional de algunas pautas de procedimiento previstos en la Ley 820 de 2003 [pago obligado de la renta cuando el arrendador no desea recibirla, por ejemplo], sin embargo de forma especial se aplica a la normas previstas en el Título I Capítulo I del Código de Comercio, que en seis artículos, como pocos, tajante y distinguidamente regula uno de los aspectos de mayor importancia de la vida nacional y que nada guarda de semejante con las propias regulatorias del arrendamiento de Inmuebles dedicados para Vivienda Urbana previstos en la ya mencionada Ley 820 de 2003, hasta el momento de consagrar de pleno derecho sin espacio para ningún debate, interpretación o estimación, que contra las normas previstas en los Artículos 518 a 523 del Código de Comercio, no generará efectos ninguna determinación de las partes.