Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Luz verde a la ley que garantiza el derecho de todos los dependientes a recibir asistencia



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en abril 22, 2006

Luz verde a la ley que garantiza el derecho de todos los dependientes a recibir asistencia

madrid. El Consejo de Ministros aprobó ayer el proyecto de Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a Personas en Situación de Dependencia, a través de la cual se configurará el Sistema Nacional de Dependencia (SND) como cuarto pilar del Estado del Bienestar, tras el Sistema Nacional de Salud, el sistema educativo y el sistema de pensiones, que fueron desarrollados en la década de los ochenta.

En España se calcula que hay más de 1.125.000 personas dependientes, es decir que no pueden valerse por sí mismas para realizar actividades básicas de la vida diaria, aunque esta población, según las previsiones, podrían alcanzar el millón y medio en los próximos años.

La futura ley reconocerá un nuevo derecho de ciudadanía en España, universal, subjetivo y perfecto: el derecho de las personas dependientes a ser atendidas por el Estado, y garantiza una serie de prestaciones.

esfuerzo presupuestario La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, subrayó que se trata de la iniciativa de "mayor esfuerzo inversor del Estado" en esta legislatura. De 2007 a 2015, el periodo calculado para implantar de forma gradual el sistema nacional, la Administración General del Estado aportará casi 13.000 millones de euros y las comunidades autónomas una cantidad similar. A ello se sumará la aportación del propio usuario que en términos medios no superará el 30%, según explicó ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, quien insistió en que el derecho a recibir atención no significa "gratuidad, eso sería insolidario".

Caldera calificó la iniciativa de "revolución" y explicó que la ley está destinada fundamentalmente a las personas mayores de 65 años (más del 50% del millón de potenciales beneficiarios) y a personas con discapacidades.

El ministro indicó asimismo que el Gobierno no consentirá fraudes en el sistema nacional de dependencia e informó de que el texto aprobado endurece el régimen sancionador con multas de hasta 6.000 euros.

La ley dará prioridad a los servicios (ayuda a domicilio, centros de día, residencias, teleasistencia...), pero el ministro de Trabajo consideró que en los primeros años de implantación del sistema serán más frecuentes las ayudas económicas que los servicios. Ello se debe al escaso desarrollo de la red de servicios sociales en España, lo que obliga a las familias a hacerse cargo del dependiente.

Entre los cambios introducidos Caldera citó la inclusión de los menores de tres años como beneficiarios de la ley (antes excluidos); la clarificación de los niveles de protección; la mejora de la participación de los ayuntamientos en el sistema y la supresión de que los mayores de 65 años no tuvieran derecho a un asistente personal.