Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Derechos Humanos ya denunció en el 2001 deficiencias en el penal



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en abril 22, 2006

Derechos Humanos ya denunció en el 2001 deficiencias en el penal

"Todas las personas que padezcan una enfermedad mental, o que estén siendo atendidas por esa causa, tienen derecho a la protección contra la explotación económica, sexual o de otra índole, el maltrato físico o de otra índole y el trato degradante", dice el escrito de Derechos Humanos en Paraguay publicado en el 2001. Menciona asimismo que el pabellón siquiátrico de la cárcel de Tacumbú albergaba en ese entonces a 76 varones con sufrimiento síquico, algunos hasta con 19 años de cárcel. "Aproximadamente 40 reclusos duermen hacinados en un dormitorio y los 36 restantes duermen en el suelo. Tienen tres pequeños baños sin puertas y un patio de 30 por 12 metros para circular fuera del dormitorio", agrega el documento.

A su vez, el ministro de Justicia, Derlis Céspedes, se mantiene en su lamentable postura de que los enfermos mentales no viven en forma inhumana e incluso sigue negando que las fotografías publicadas por ABC Color no son actuales. Es evidente que el secretario de Estado quiere esconder la realidad de los siquiátricos que viven prácticamente como animales, abandonados y olvidados hasta por sus familiares.

Dr. Derlis Céspedes

Por su parte, el defensor del pueblo adjunto, Edgar Villalba, presentó una nota de protesta contra la deplorable situación en la que se encuentran los internos del penal de Tacumbú, manifestando que ante esta lamentable situación se puede concluir

"que las penitenciarías son meros depósitos de personas propiciadoras de la intemperancia, del abandono, la desconsideración y el desarraigo y que en estas condiciones las cárceles más bien ofrecen oportunidad de deshumanización, ocio y vicio, así como de contacto con avezados delincuentes reincidentes, lo que facilitará la vuelta a los senderos de la criminalidad, no cumpliendo con su función de lograr la reeducación y la reinserción social del detenido", sostuvo Villalba