Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿En qué consiste la prescripción de la acción ejecutiva y de la acción ordinaria?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 15, 2015

¿En qué consiste la prescripción de la acción ejecutiva y de la acción ordinaria?

El artículo 2536 del Código Civil hace referencia a la prescripción de la acción ejecutiva y la prescripción de la acción ordinaria; con el propósito de realizar una interpretación de esta norma es indispensable estipular que existen acciones ejecutivas que poseen una prescripción especial estipulada en la ley, este artículo se aplica a los procedimientos tanto ejecutivos como ordinarios que no disponen de una prescripción especial.
 
Este artículo determina lo siguiente:
 
“La acción ejecutiva se prescribe por cinco (5) años. Y la ordinaria por diez (10).
 
La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de cinco (5) años, y convertida en ordinaria durará solamente otros cinco (5).
 
Una vez interrumpida o renunciada una prescripción, comenzará a contarse nuevamente el respectivo término”. 
 
De acuerdo a lo estipulado en la norma, se disponen de cinco años para comenzar un proceso ejecutivo, si no se realiza la acción se transforma en ordinaria la cual puede tardar otros cinco años más, aquí es indispensable estipular la distinción entre un proceso ejecutivo y un proceso ordinario.
 
Se distingue un proceso ejecutivo del ordinario en que, en el primero ya se posee una certeza de cuál es el derecho, a quién le corresponde, por qué está contenido en un documento que en cualidad de lo determinado en la ley presta merito ejecutivo, mientras que en el proceso ordinario no se posee la seguridad del derecho, por ende éste es controversial; en el proceso ejecutivo el derecho es indiscutible debido a que ya está identificado por el demandado.
 
Cuando no se recurre a la acción ejecutiva en los cinco años, esta prescribe y se transforma en ordinaria, esto significa, que si se busca reclamar el derecho ya no será posible interponer un proceso ejecutivo, sino un proceso ordinario, porque en virtud de lo estipulado en la ley la certeza del derecho a prescrito.
 
Por ejemplo si de los perjuicios que deja un accidente de transito las partes que intervienen efectúan una conciliación, se sabe que el acta de conciliación presta merito ejecutivo en la circunstancia de que la obligación contenida en ella no se cumpla, si quien debe comenzar el proceso ejecutivo no lo realiza en el transcurso de los cinco años le prescribe esta acción y le queda por cinco años más la ordinaria, en otras palabras, una vez prescrita la acción ejecutiva, es necesario probar el derecho mediante un proceso ordinario.