Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Es válido un contrato por Internet?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en octubre 23, 2015

¿Es válido un contrato por Internet?

Cada vez se presentan con mayor frecuencia los contratos electrónicos o incluso por teléfono en sustitución del tradicional contrato en papel con la firma manuscrita, en los que el cliente aprueba unas exigencias que han leído y presta la grabación de su voz. Para que un contrato sea válido, es indispensable que se reúnan con claridad las cláusulas que incluye así como el asentimiento de las dos partes en su celebración.

¿Qué es un contrato con firma electrónica?
 
El inconveniente que suele presentarse es la identificación de los firmantes, de forma que sea posible comprobar con seguridad que el que acepta las condiciones es quién dice ser. La identidad del individuo puede acreditarse empleando una firma digital incluida en un certificado.

“La firma electrónica reconocida tendrá respecto de los datos consignados en forma electrónica el mismo valor que la firma manuscrita en relación con los consignados en papel”, así lo establece la ley 59/2003 de 19 de diciembre, en su punto 4. Por esta razón, es posible decir que, para que un contrato digital posea validez, quienes firman deben disponer de un certificado digital.
 
Por otro lado, la misma Ley determina en el artículo 3.2 que “a la firma electrónica que no cumpla los requisitos anteriores no se le negarán efectos jurídicos y podrá ser admitida como prueba en juicio”. Esto significa que se pueden usar otros mecanismos técnicos que posibiliten la firma de mensajes electrónicos y reconozcan a la partes de una  transacción.
 
¿Cuáles firmas existen adicionalmente?
 
Existen diversas firmas entre las que podemos mencionar el sistema de clave pública o asimétrica. Este sistema funciona basado en la presencia de dos claves vinculadas entre sí: una privada, que crea el titular del contrato y que no es posible observar y otra pública, que debe incluir quien consiente el contenido del documento. Este sistema ofrece gran seguridad.
 
Otro tipo de firma que se suele emplear es aquella en la que el titular solicita al cliente la aprobación de especificas condiciones o cláusulas. Para que un convenio así sea válido, las cláusulas que incluye deben observarse con claridad sin tener que acceder a otra pantalla. El que firma debe saber que es lo que está aceptando. Esta clase de contrato es posible que presente inconvenientes al momento de garantizar su integridad y originalidad, así como el reconocimiento de las partes.

Para concluir, cuando se hacen contratos mediante internet lo más conveniente es solicitar que el usuario se presente en el sitio web y suministre su información personal. Todas las cláusulas de contrato deberán verse en la pantalla antes de firmar. Es conveniente que, una vez aceptado, se produzca a manera de acuse una síntesis del convenio o del servicio obtenido y de las condiciones aceptadas. El texto es una especie de comprobante.