Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Qué caracteriza a un contrato de prestación de servicios?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en septiembre 24, 2015

¿Qué caracteriza a un contrato de prestación de servicios?

La principal característica que identifica a un contrato de prestación de servicios es que es de naturaleza civil y no laboral, por esta razón la legislación del trabajo no lo rige porque no es considerado como un contrato con vinculo laboral al no existir una relación directa entre el empleador y el trabajador, por otro lado, no genera para el contratante obligaciones de pagar prestaciones sociales y asimismo no exige un periodo de prueba.

Aunque de acuerdo a la Doctrina "el contrato de trabajo no requiere términos específicos o sacramentales que identifiquen la relación jurídica que se establece entre las partes. Basta que concurran los elementos constitutivos del contrato para que éste exista y las partes queden sometidas a las regulaciones del Código Sustantivo del Trabajo.
 
Por consiguiente, no importa la forma que se adopte o la denominación que se le dé, en el "contrato lo importante es la prestación permanente del trabajo y sus carácter subordinado".
 
Sobre estos lineamientos es posible que se trata de un contrato realidad, esto significa, que de alguna forma se convierte en un contrato laboral sin que interese el nombre que éste reciba, solo es necesario que se reúnan tres elementos fundamentales que se hallan consagrados en el numeral 1 del artículo 23 del Código Sustantivo del Trabajo:
 
1. El trabajador posee una actividad independiente que lo identifica y que es realizada por el mismo.

2. Si el trabajador tiene una continua o permanente subordinación con relación al empleador que confiere a éste la facultad para imponer órdenes, en cualquier instante, relacionadas con la forma, cantidad de trabajo y tiempo que se debe destinar para realizar las tareas, asimismo establecer reglamentos, algo que se conserva en el transcurso de la vigencia del contrato, sin llegar a vulnerar la dignidad, el honor y los derechos de los trabajadores. 

3. Por último, el trabajador debe recibir un salario como retribución del servicio. Al referirse al numeral 2 del mismo artículo se determina que una vez agrupados los tres elementos se comprende que existe un contrato de trabajo y que la denominación que éste reciba o las condiciones en que se realice no influyen para que no sea considerado como un contrato de trabajo.

Cuando una persona se ha suscrito a un contrato de prestación de servicios, aunque en la realidad se constituye como un contrato laboral conforme con lo que se ha expuesto previamente, esta persona debe dirigirse al Ministerio de la Protección Social para presentarse ante un inspector del trabajo con el propósito de hacer la respectiva reclamación, a fin de que se le reconozcan los derechos y pagos laborales que correspondan según la ley. 

Pero si en realidad consiste de un contrato de prestación de servicios, no existe ninguna clase de impedimento para que las partes acuerden un periodo de prueba, sin embargo no es una obligación legal ni incorporarlo ni aceptarlo por parte del contratista.
 
Con respecto a las prestaciones sociales, todo trabajador independiente según la ley debe encontrarse afiliado al sistema de seguridad social en pensión y salud; por lo que el trabajador independiente se verá obligado a realizar los aportes y afiliaciones por su cuenta y acreditar tal afiliación ante la entidad contratante y de igual forma acreditar su registro en el RUT como trabajador independiente en la labor para la que ha sido contratado.