Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Cuándo es posible resolver o deshacer un contrato?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 31, 2015

¿Cuándo es posible resolver o deshacer un contrato?

Un contrato puede resolverse o deshacerse, cuando los contratantes de recíproco acuerdo renuncian al contrato, situación en la cual nos referimos a la resolución convencional o de mutuo acuerdo, la cual puede ser expresa cuando ambas partes la pactan o tácita cuando se supone de la conducta de las partes. 

Asimismo cuando la ley estipula la resolución del contrato por hechos posteriores a su conformación, nos hayamos en la presencia de terminación legal; a distinción de la nulidad en la resolución legal el contrato se realizó de forma regular, esto significa, el contrato es completamente valido mientras que en la nulidad este finaliza por irregularidades establecidas en su celebración. 

La terminación legal de un contrato la declara un juez, en la resolución el contrato surge a la experiencia jurídica generando sus efectos, sin embargo es posible deshacerlo por incumplimiento de las obligaciones de una de las partes.
 
Un ejemplo evidente sería el siguiente, en un contrato de compraventa realizado entre Eduardo y Julian, donde Eduardo es el vendedor y vende una vivienda a Julian y se efectúa la entrega de ésta, se determina un plazo para que Julian pague el precio de la vivienda, sin embargo Julian no paga en la fecha establecida, en este caso Eduardo puede reclamar que se rescinda el contrato por incumplimiento del comprador de pagar el valor.

La resolución del contrato solo tiene la posibilidad de solicitarla el contratante que cumplió las obligaciones que le pertenecían por motivos del contrato. El artículo 1546 del Código Civil le da la alternativa de solicitar la resolución o el cumplimiento en las dos situaciones con indemnización de daños.

No será posible pedir resolución del contrato:
 
    Cuando las obligaciones se han cumplido en lo principal o en la mayoría de ellas.
    Cuando la mora del deudor se debe al acreedor.
 
La resolución del contrato lo finaliza y genera consecuencias retroactivas y se suspenden los efectos futuros del mismo, el individuo que incumplió el contrato está en la obligación de indemnizar a la otra persona, éste debe regresar las prestaciones recibidas y sus frutos.