Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Iniciación y terminación de los plazos en los contratos según la norma



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 17, 2015

Iniciación y terminación de los plazos en los contratos según la norma

Existen unas normas claras al momento de realizar una acta de iniciación de contrato y asimismo de terminación de un contrato de acuerdo a los tiempos acordados en los convenios o contratos.
 
En los negocios mercantiles, los plazos es posible acordarlos en horas, días, meses o años, etc.
 
Con relación a esto, el Código de Comercio, en su artículo 829 es quien estipula estas normas:

    “En los plazos de horas, días, meses y años, se seguirán las reglas que a continuación se expresan:
 
    1) Cuando el plazo sea de horas, comenzará a contarse a partir del primer segundo de la hora siguiente, y se extenderá hasta el último segundo de la última hora inclusive;
 
    2) Cuando el plazo sea de días, se excluirá el día en que el negocio jurídico se haya celebrado, salvo que de la intención expresa de las partes se desprenda otra cosa, y
 
    3) Cuando el plazo sea de meses o de años, su vencimiento tendrá lugar el mismo día del correspondiente mes o año; si éste no tiene tal fecha, expirará en el último día del respectivo mes o año. El plazo que venza en día feriado se prorrogará hasta el día siguiente. El día de vencimiento será hábil hasta las seis de la tarde.
 
    Parágrafo 1o. Los plazos de días señalados en la ley se entenderán hábiles; los convencionales, comunes.
 
    Parágrafo 2o. Los plazos de gracia concedidos mediante acuerdo de las partes, con anterioridad al vencimiento del término, se entenderán como prórroga del mismo.”
 
Es relevante destacar, por ejemplo el caso en que los convenios se acuerdan por días, el día en que se pactó el plazo no se incluye, de suerte que si por ejemplo, el día 7 de febrero de 2012 se acordó un plazo de quince días para una obligación X, el día 7 no se cuenta, sino que los 15 días se cuentan desde el día 8 de febrero.
 
El Código de Comercio realiza esta claridad en que los plazos en días acordados entre las partes, los días que consideran son los días calendario, y en el caso de los plazos en días establecidos por la ley, se tendrán presente solo los días hábiles.

La norma hace claridad en que en aquellas situaciones en los que el día de vencimiento del plazo caiga en un día festivo o no hábil, el plazo se prorrogará hasta el próximo día hábil.
 
Al referirse a este último punto, es posible presentar dos hechos:

1. Que la fecha de pagar una obligación venza un día festivo. En esta circunstancia, la obligación de pagarla se hace efectiva en el día hábil próximo, y por tanto, cualquier interés de mora se contará desde el día hábil siguiente, no desde la fecha de vencimiento que fue un día no hábil.
 
2. Que la fecha de pagar una obligación venza en el último día hábil, esto significa, que el día próximo sea inhábil. En esta situación, los intereses de mora comienzan a contarse desde el día siguiente al vencimiento, debido a que la prorroga sucede solo cuando se vence en un día festivo, y por el contrario, la ley determina que los moratorios se pagan a partir del día próximo de haberse vencido el plazo para pagar la obligación.