Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





UE.- La disputa sobre los derechos de autor, obstáculo para el desarrollo de la Biblioteca Digital Europea



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en marzo 29, 2006

UE.- La disputa sobre los derechos de autor, obstáculo para el desarrollo de la Biblioteca Digital Europea

Bruselas quiere promover la digitalización de 6 millones de libros y documentos en 2010, con un coste de entre 200 y 250 millones de euros

BRUSELAS, 2 (EUROPA PRESS)

La disputa sobre la manera de proteger los derechos de autor es el principal obstáculo que amenaza el desarrollo de la Biblioteca Digital Europea, promovida por la Comisión para colgar en Internet al menos seis millones de libros, documentos y otros bienes culturales en los próximos 5 años y que supone una respuesta de la UE a una iniciativa similar lanzada por el buscador estadounidense Google.

Bruselas estima que la inversión necesaria de aquí a 2010 por parte de todos los Estados miembros para poner en marcha el proyecto se sitúa entre 200 y 250 millones de euros. De esta cantidad, la Comisión aportará 60 millones de euros y cofinanciará con los fondos del séptimo programa marco de investigación la creación de una red europea de centros de digitalización.

Según los resultados de una consulta pública lanzada por el Ejecutivo comunitario, la cuestión de los derechos de autor enfrenta a los titulares de los mismos, que son partidarios de respetar plenamente las actuales reglas de 'copyright', con las instituciones culturales, que defienden una mayor flexibilidad para una digitalización eficiente. La disputa sobre los derechos de autor ha ralentizado también el desarrollo de la biblioteca virtual de Google.

"Nuestra consulta ha demostrado que hay mucha controversia sobre las cuestiones de derechos de autor", reconoció el portavoz de Sociedad de la Información de la Comisión, Martin Selmayr. La directiva sobre 'copyright' de la Unión Europea establece el principio de que los contenidos que son objeto de protección fuera de Internet deben serlo también 'on line'.

No obstante, para facilitar el desarrollo de la Biblioteca Digital Europea y eliminar todos los obstáculos posibles, el Ejecutivo comunitario presentará antes del verano una recomendación para "explorar la flexibilidad del marco reglamentario actual, y en particular la directiva 'copyright'". Asimismo, examinará si es necesario o no introducir cambios en las legislaciones nacionales de los Estados miembros.

SÓLO LIBROS DE DOMINIO PÚBLICO

En la consulta pública, lanzada el 30 de septiembre de 2005, Bruselas recibió un total de 225 respuestas de bibliotecas, archivos y museos (46%), editores y titulares de derechos (19%), y universidades y medios académicos (14%). En la mayoría de ellas se acogía favorablemente la iniciativa de la Biblioteca, considerándola una oportunidad para hacer más accesible y utilizable en Internet el patrimonio cultural europeo.

Los titulares de derechos consideran que la Biblioteca Digital Europea debería limitarse al material de dominio público. Los editores podrían digitalizar los libros protegidos por 'copyright' y venderlos a través de la Biblioteca. En su opinión, en ningún caso deberían utilizarse libros protegidos sin el consentimiento explícito del titular de los derechos para asegurar la sostenibilidad del negocio editorial y estimular la creatividad.

Para las instituciones culturales, si no se incluye material protegido, la Biblioteca Digital Europea tendrá un 'agujero negro' respecto a la cultura del siglo XX. Por ello reclaman a la Comisión que trate de acercar posturas entre los dos bandos y considera una buena iniciativa la creación de un grupo de alto nivel sobre esta cuestión, presidido por la comisaria Viviane Reding, que se reunirá por primera vez el próximo 27 de marzo.

Entre las ideas alternativas presentadas en la consulta se encuentran la concesión de incentivos fiscales para que los titulares de derechos los cedan al dominio público, o una carta europea por la cual los responsables de la digitalización se comprometan a no entrar en ningún tipo de relación comercial.

Asimismo, las instituciones culturales reclamaron cambios en la actual legislación para introducir una cláusula de 'uso justo' similar a la que existe en la normativa norteamericana; restringir el periodo de protección; conceder a las bibliotecas el derecho a copiar, digitalizar y catalogar sus fondos y presentarlos en su sitio de Internet; y crear un derecho de préstamo digital acompañado por un mecanismo de remuneración.

Las partes consultadas señalan también como potenciales problemas al desarrollo de la Biblioteca la falta de armonización sobre las excepciones a la directiva de 'copyright' o la fragmentación territorial por lo que se refiere a la gestión de los derechos de autor. Para sortearlos se proponen alternativas como la venta colectiva de derechos o el uso de tecnologías digitales de protección de derechos, como el DRM.

MEMORIA COLECTIVA DE EUROPA

Tras esta consulta, la Comisión "intensificará en los próximos meses" los esfuerzos para poner en marcha la Biblioteca Digital Europea. "Bastará un clic de ratón para que las tecnologías de la información nos permitan consultar la memora colectiva de Europa", dijo la comisaria Reding.

La Biblioteca Digital no será una nueva institución europea centralizada sino que consistirá en un portal de Internet multilingüe que permita el acceso en un único punto a todos los recursos digitales de las instituciones culturales.

Se apoyará en la infraestructura TEL, que actualmente es una pasarela de acceso a los catálogos de las colecciones de varias bibliotecas nacionales, y permite acceder a diversos recursos digitalizados de las bibliotecas participantes. TEL, la Biblioteca Europea, fue creada por miembros de la Conferencia de Bibliotecas Nacionales Europeas, y recibió fondos de la UE en sus primeras fases.

Para finales de 2006, colaborarán plenamente en la Biblioteca Digital Europea las bibliotecas nacionales de la UE. En años posteriores, archivos y museos se incorporarán a esa colaboración. Para 2008, 2 millones de libros, películas, fotos, manuscritos y otros bienes culturales serán accesibles. La cifra debe llegar como mínimo a 6 millones en 2010, aunque se espera que sean muchos más.