Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





¿Qué incluye la renovación de un contrato de arrendamiento?



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en julio 13, 2015

¿Qué incluye la renovación de un contrato de arrendamiento?

Al tratarse del arrendamiento de bienes inmuebles para empleo comercial (establecimiento de comercio o local comercial), la renovación del contrato de arrendamiento no posee las mismas implicaciones que la prórroga.
 
El contrato de arrendamiento es posible renovarlo o prorrogarlo, dos situaciones diferentes con connotaciones diferentes.
 
La renovación del contrato de arrendamiento se encuentra estipulada por el artículo 518 del Código de Comercio. La prorroga está establecida por el artículo 520 del Código de Comercio.
 
La renovación del contrato de arrendamiento requiere la firma de un nuevo contrato, y al consistir de un nuevo contrato, es factible acordar en él requisitos diferentes.

Por el contrario, en la prórroga, no existe espacio para la modificación de exigencias, debido a que no existe un nuevo contrato ni la transformación del anterior; lo que hay es una prolongación en el tiempo del contrato de arrendamiento ya existente, naturalmente con los requisitos que éste contiene.

El mismo artículo 520 del Código de Comercio cuando se refiere a la prórroga, expresa que ésta se tendrá que realizar en las mismas condiciones que el contrato preexistente.
 
Con respecto al tema se ha referido la Corte suprema de justicia en sentencia de octubre 8 de 1997:
 
    “El derecho a la renovación del contrato para el comerciante que haya ocupado el inmueble con un mismo establecimiento mercantil por lapso no inferior a dos años consecutivos, derecho este respecto del cual, precisó la Corte en sentencia de su sala Plena proferida el 20 de noviembre de 1971, que no ha de confundirse con la prórroga del contrato, pues el renovado es uno nuevo, que puede acordarse o celebrarse con sujeción a las circunstancias especialmente en cuanto a precio y utilización de la cosa arrendada”.

Esta diferencia no solo debe considerarse con relación al contrato de arrendamiento de un local comercial, sino que se ha de considerar en cualquier clase de contrato, debido a que la distinción entre renovar y prorrogar es de aplicación general y podría dar pie a diferentes interpretaciones, y claro está a  distinciones sustanciales entre las partes.
 
Conviene tener presente la definición que de prórroga realiza la real academia de la lengua española: “Continuación de algo por un tiempo determinado”, algo que en su forma y fondo ya existe con plenitud.